banner9.jpg
CAMINO DE SANTIAGO


  ... 

La Santa Espina es un lugar de paso recomendado en el Camino de Santiago , ramal Madrid – Sahagún. Aunque se plantea como ruta alternativa entre las localidades de Peñaflor de Hornija y Castromonte. El peregrino que se acerca a La Santa Espina no suele olvidar su estancia, prueba de ello son los comentarios que dejan en el “Libro del peregrino”, donde quedan reflejados como valores principales de su estancia la comodidad, la riqueza paisajística y cultural y el buen trato de sus gentes. En el Centro Multiusos se encuentra el Punto de Acogida Municipal donde el peregrino puede alojarse, asearse, sellar sus credenciales y contactar con sus familiares y amigos a través del servicio gratuito de internet. Para comer puede hacerlo en el edificio anejo, Bar Centro Cultural ó en la Casa Rural Bar restaurante.


La Santa Espina:
Una alternativa en el Camino.


El Camino de Santiago a su paso por la provincia de Valladolid le ofrece la posibilidad de visitar La Santa Espina.

Una vez pasado Peñaflor de Hornija alcanzado el páramo, el Camino te plantea dos posibilidades, una ir directamente hacia Castromonte y otra desviarte a La Santa Espina y luego continuar al camino hacia Castromonte, si te decides por esta segunda opción no te arrepentirás.

Recorrerás un camino arbolado que te llevará a La Santa Espina, un pueblo de colonización de los años 50 creado a la sombra del Monasterio cisterciense del mismo nombre, del siglo XIII, enclavado en plenos Montes Torozos, en el valle del Bajóz y rodeado de monte por los cuatro costados, un autentico oasis en la arida Castilla.

La Santa Espina dispone de Punto de Acogida Municipal y de Sellado de Credenciales en el 'Centro Multiusos', dotado de aseos con duchas y acceso gratuito a Internet, y de servicio de bar, restaurante y alojamiento rural.

En las instalaciones del Monasterio también puedes visitar el Centro de Interpretación de la Vida Rural y su Museo de Aperos del Ayer, así como una exposición permanente de insectos de los 5 continentes.

Además del majestuoso Monasterio, La Santa Espina te ofrece un contacto directo con la naturaleza a lo largo de todo el recorrido del camino, especialmente en el trayecto que va desde el pueblo hasta Castromonte, los 6 kilometros que separan ambas localidades transcurren a lo largo del valle de Bajóz, recorriendo un pequeño embalse por su margen derecha, humedal de seis hectáreas de extensión protegida, arrimo de patos silvestres, fochas y garzas, ranas y gallipatos, entre carrizos, juncos y eneas.

La Santa Espina: Entorno natural, acopio de sosiego y espiritualidad. Te espera.
lasantaespina.es